En un mundo cada vez más encorsetado en el que las experiencias se venden como churros para las grandes masas, la sensación de libertad parece un bien necesario y ciertamente muy deseado. Para el equipo del DC-10, es vital que puedas alcanzar y aunque sea rozar esa sensación de libertad. No somos una tendencia ni queremos serlo.Porque nuestra esencia es la que nos permite ser singulares. Desde la familiaridad y la cercanía hemos creado un espacio salvaje e inconformista que bebe del panorama más underground. Con el tiempo, hemos creado un refugio vital para el que busca una desconexión del mundo terrenal. 

 

Durante nuestros años de historia -que ya son unos cuantos- no hemos sido conocidos por grandes campañas de publicidad, sino por la fuerza de nuestra comunidad y el valor que le otorgamos a la música. Lo que empezó siendo un bar de tapas y un espacio para alargar las noches con los amigos, es hoy uno de los mejores clubs del mundo. Y es que al DC-10 se viene a vivir una experiencia singular y única para cada persona que nos visita, alentados por escuchar los sonidos más punteros e innovadores del techno. El movimiento underground es nuestra fuente de inspiración porque no seguimos modas ni tampoco las atendemos. Y es que este espíritu es precisamente el que nos ha permitido cambiar con los tiempos y adaptarnos.  

 

UN NEGOCIO LOCAL, QUE AHORA ES REFERENTE INTERNACIONAL 

Consolidados ya como referentes en el mundo de la música electrónica, hemos impulsado desde el principio la música en directo en la isla. Nuestra filosofía ha sido clara desde el principio: aquí tratamos por igual a todos los artistas, tanto a los que están empezando como a los que tienen más éxito. Gracias a ser fieles a esta idea, hemos visto crecer a grandes figuras de la música electrónica y somos conocidos como la cantera de los mejores DJ’s del mundo. 

 

A día de hoy, abrir un local de ocio nocturno un 23 de febrero en Ibiza sería impensable para cualquiera. Nosotros inauguramos un local en el invierno de 1989 y aquí seguimos. Hemos evolucionado, por supuesto. Pero en el fondo, siempre seremos aquella terraza al aire libre que nos dio la fama, donde los mejores DJ’s podían acariciar con su música a los gigantescos aviones que pasaban por el cielo, fusionándose con la energía de nuestras fiestas. 

 

Bajo nuestra estructura, debajo de las pocas restauraciones hechas en el terreno, está nuestra antigua casa payesa, nuestros orígenes.  El DC10 lleva la isla en sus entrañas, el DC10 es la auténtica experiencia ibicenca que no te puedes perder. Ese lugar donde siempre podrás tocar el cielo con las manos.